No tienes ninguna obligación de ser la misma persona que fuiste hace un año, o hace seis meses, ni siquiera la semana pasada. Tienes el derecho de crecer como persona, de hacer cambios que mejoren tu vida, de evolucionar. Sin ningún arrepentimiento ni disculpas